Pingüino Macarrones

Nombre científicoscientific-nameEudyptes chrysolophus

Peso
weight-64
Alrededor de 5.5 kg.

Altura
height-64Alrededor de 70 cm.

Expectativa de vida:
life-expectancy12 años o más.

Población Aproximada
population-646.3 millones de parejas reproductoras

Estado de Conservación
status-64Vulnerable

APARIENCIA

Es un pingüino muy llamativo y diferente al resto de lo que conocemos comúnmente. Es imposible no percatar su hermoso penacho amarillo-naranja sobre su cabeza ni sus ojos cuyos iris son de intenso color rojo. El pico es grueso y de color naranja, pero en cada lado es visible un área carnosa en tono rosa. Sus grandes patas también son de este último color. Las crías de pingüino macarrones tienen el plumaje gris y blanco y son desprovistos del peculiar penacho que tiempo después expondrán.

¿EN DÓNDE VIVEN?

Sus más grandes colonias se localizan en islas como Georgia del Sur, Kerguelen, Heard, McDonald, Crozet e isla Marion. La población total estimada es de 6.3 millones de parejas reproductoras. Especies vagas y solitarias se han visto en Brasil y Nueva Zelanda. Su entorno natural está adornado por montañas, áreas rocosas cubiertas de nieve y suelos con poca vegetación; esto es en algunas zonas más cercanas al continente antártico. En zonas más cálidas, la superficie puede estar cubierta por tierra, lodo o extensos espacios con vegetación. Están adaptados a caminar y saltar sobre las grandes rocas resbalosas que surgen en las costas.

HABILIDADES Y COMPORTAMIENTO

Es un ave migratoria agresiva y territorial, en especial los machos que repetidamente se ven envueltos en peleas con otros miembros. Algunos de ellos se aparean con el mismo compañero de años anteriores, pero en algunos casos se presentan “divorcios”. Mediante observaciones científicas se ha comprobado que si la hembra ve que el macho está con una nueva pareja, ella se encarga de buscar a un nuevo padre para sus crías.

En algunas poblaciones, los individuos solo permanecen cerca de las costas, sumergiéndose a tan solo 20 metros para capturar alimento durante dos o tres minutos. Son hábiles nadadores que utilizan su larga cola como timón y poseen excelente visión bajo el agua.

Aparte de vocalizaciones, la especie Macarrones se comunica a base de movimientos corporales que son utilizados de acuerdo a la situación. El acicalamiento, como en todos los pingüinos, es un momento de interacción muy importante para entablar vínculos sociales y cuidar su plumaje.

MUDA

La muda se presenta una vez al año y dos semanas antes de su llegada se alimentan lo suficiente para tener nutrientes durante las tres o cuatro semanas que dura el proceso. Después de ello, vuelven al mar para alimentarse y posteriormente iniciar la temporada reproductiva.

¿QUÉ COMEN?

El Krill es el componente más importante de su dieta, ocupando el mayor porcentaje. El calamar y el pescado complementan su alimentación. Algunas poblaciones permanecen en aguas bajas, pero otras viajan largas distancias para alimentarse de pescados y Parathemisto gauchidaudii, un crustáceo del océano índico.

REPRODUCCIÓN

Madurez Sexual: 5 años en hembras y 6 en machos.

Período de incubación: De 33 a 37 días.

Números de huevos: Máximo dos.

A finales de octubre los adultos llegan a las colonias de anidación. Ellos eligen terrenos empinados para colocar sus nidos. Unos aprovechan los espacios entre las rocas o las áreas con plantas cespitosas. Por lo general, el segundo huevo que es más grande que el primero, es el único que logra desarrollarse.

Los turnos del cuidado del huevo o los huevos se dividen en tres turnos. El primero dura de ocho a doce días y ambos padres se encargan de ello. El segundo turno se lleva a cabo por la hembra durante 12 o 14 días y el tercero que tiene una duración de nueve a once días es responsabilidad del padre.

Una vez nacidos, las crías se agrupan en “guarderías” para protegerse mutuamente. A los 60-70 días de edad ya tienen su nuevo plumaje, por lo que pueden comenzar su vida independiente.

PELIGROS

Una vez que tienen la madurez para adentrarse a los mares oceánicos, deben cuidarse de focas leopardo subantárticas y orcas, sus más temibles depredadores. Págalos, palomas antárticas, gaviotas dominicanas y petreles gigantes, se encargan del robo de huevos y el ataque a las pequeñas crías.

La pesca comercial y el calentamiento del océano los mantiene en amenaza latente. Se dice que animales introducidos como ratas y gatos pueden afectarlos, aunque aún no se han comprobado alarmantes bajas de población por este motivo.

Estado de Conservación: Vulnerable

SPR-13