Así se organizan los pingüinos

Es raro encontrar un pingüino solitario. Se ha reportado casos de individuos que llegan a una playa varios kilómetros lejos del sitio donde se distribuyen naturalmente, como ocurrió con el pingüino llamado “Happy feet”, encontrado en Nueva Zelanda. Son casos en los que se extravían por causas anormales, porque son aves sumamente sociales.

Todos los pingüinos acostumbran anidar en colonias, pero pasan casi toda su vida en ellas. Pueden nadar y alimentarse todos juntos, a veces en grupos más pequeños, y justo en la temporada de reproducción las colonias se hacen mucho más grandes de lo normal. Sin embargo, las colonias de los pingüinos de Fiordland (Eudyptes pachyrhynchus) y de ojo amarillo (Megadyptes antipodes) son menos numerosas que las de las demás especies, y están separadas por distancias mayores. De hecho, esta última especie es la menos social de todas las de pingüinos.

La razón por la que los pingüinos viven en colonias es porque así aumentan las posibilidades de supervivencia.

Por lo general, los miembros del género Spheniscus y los pequeños pingüinos azules ponen sus huevos entre grietas rocosas o cuevas naturales, lo que a veces impide que los nidos estén muy cercanos. Debido a esto, ellos no pueden interactuar del mismo modo que los pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri) o de Adelia (Pygoscelis adeliae), que anidan en suelo firme al aire libre.

Organización social de los pingüinos.

Colonia de pingüinos emperador.

Las colonias de los pingüinos papúa (Pygoscelis papua) también tienden a ser relativamente pequeñas, pues el número de miembros es frecuentemente menor de 1,000. Las especies que anidan en grandes colonias realizan impresionantes despliegues visuales y tienen un amplio repertorio de vocalizaciones. Las colonias más grandes que se han registrado han mostrado de 180,000 a 200,000 pingüinos. ¡Imagínate!

La razón por la que los pingüinos viven en colonias es simplemente porque así aumentan las posibilidades de supervivencia, tanto de adultos como de crías. En primer lugar, entre tantos individuos es más fácil encontrar una pareja con la que reproducirse; en segundo, también es más fácil protegerse de los depredadores pues son capaces de emitir llamadas de alerta y defender los nidos; y en tercero, en algunas ocasiones pueden ayudarse a buscar comida. Es cuestión de cooperación.

No puede decirse que en una colonia exista un macho dominante, como sucede en otras especies de animales. A pesar de vivir en grupo, dentro de cada colonia los pingüinos permanecen en pareja, a veces solos o con su cría. Por lo general, los pingüinos son aves monógamas, si bien existen excepciones. Una pareja monógama se separa en caso de que uno muera, de que no produzcan huevos o por alguna otra razón extraordinaria.

Lo más común es que las parejas tengan solo una cría, pero algunas veces, los individuos de especies pequeñas, como los Eudyptula minor, pueden tener hasta dos al mismo tiempo. Ambos padres se turnan para cuidar a su descendencia, y cuando esta ha crecido un poco, pueden establecerse en “guarderías”, sitios en donde se encuentran otras crías de la colonia. Por lo general, los pingüinos se asientan cerca de los lugares donde sus padres los criaron, y suelen regresar al mismo sitio cada año para anidar.

Los hábitos sociales difieren según la especie. Por ejemplo, los pingüinos emperador anidan y se alimentan juntos. Los adultos sexualmente maduros regularmente viajan entre la zona de anidación y las áreas de alimentación a lo largo del año, y cuando el clima es especialmente frío se acurrucan juntos para conservar el calor. Por su parte, los pingüinos rey (Aptenodytes patagonica) tienden a viajar en grupos de 5 a 20 individuos, pero sus colonias de anidación contienen miles de ellos. Y es que mientras están en el océano, todos los pingüinos son menos sociables que en tierra, pues se enfocan en capturar presas, nadar o hacer otras actividades individuales.

SPR22