¿Cómo evolucionaron los pingüinos?

La historia evolutiva de los pingüinos es un asunto que aún mantiene intrigados a los investigadores. ¿Descienden de aves voladoras o sus antepasados eran ya aves no voladoras? ¿Por qué pudieron perder la capacidad de surcar los cielos? Estas preguntas no son fáciles de responder, pero existen algunas hipótesis que han ayudado a desentrañar el misterio de su existencia.

Los análisis genéticos indican que los miembros de la familia Spheniscidae, los actuales pingüinos, evolucionaron efectivamente de aves no voladoras, cuyos ancestros eran muy diferentes de lo que puede imaginarse. El ancestro basal, es decir, el primero en separarse de otros grupos de aves, es llamado “Pingüino Cero” y vivió hace 71-68 millones de años, si bien este período puede extenderse hasta los 40-100 millones de años.

Algunos científicos creen que los ancestros más antiguos pudieron ser aves voladoras que vivieron hace 60-65 millones de años durante el Período Cretácico. Debido a su parecido con cormoranes, alcas, frailecillos y otros miembros de la familia Alcidae, hay quienes creen que están emparentados con ellos, pero la relación no es muy cercana; más bien, se trata de casos de evolución convergente, en la que los grupos de especies evolucionan independientemente pero de forma similar.

En general, existen 3 grupos de aves que comparten muchas similitudes con los modernos pingüinos, lo que sugiere que estos y dichos grupos pudieron tener algún ancestro en común. Estos grupos son: a) petreles y albatros, b) colimbos y c) fragatas o fregatas, aunque también los somormujos y los zampullines están cercanamente relacionados con ellos.

Un estudio de 2014, titulado Genomas de dos pingüinos antárticos revela una visión de su historia evolutiva y los cambios moleculares relacionados con el medio ambiente antártico (Wang, Jung; Zhang, Guojie; David M. Lambert y otros) sugiere que el grupo de los pingüinos es hermano del de las aves del orden Procellariiformes, que incluye albatros, petreles y paíños. En este sentido, pingüinos y Procellariiformes son genéticamente cercanos.

De alguna manera, los primeros ancestros de los pingüinos están relacionados con aves voladoras, pero lo cierto es que los pingüinos modernos sí evolucionaron de aves no voladoras; he ahí la diferencia. Se cree que el Pingüino Cero vivió en algún lugar de lo que fue Gondwana, una gran masa de tierra que estaba en proceso de fragmentación y que posteriormente formaría Australia, Nueva Zelanda, Antártida y algunas partes de Sudamérica.

Puede pensarse que la evolución de los pingüinos tuvo lugar en la Antártida, pero esto no parece ser así. Por los fósiles encontrados, es más probable que los primeros pingüinos verdaderos se hayan desarrollado en la costa este de la Isla Sur de Nueva Zelanda, en una zona llamada Waipara. Se sabe esto porque los fragmentos de fósiles más antiguos han sido encontrados precisamente en Nueva Zelanda.

Existe constancia de que ahí vivió el pingüino más antiguo que se conoce, hace unos 60-62 millones de años, el cual ha sido bautizado como Waimanu manneringi. No se parecía mucho a los pingüinos que hoy se ven, pero ya había perdido la habilidad de volar y tenía alas cortas que funcionaban bien para el buceo. Posiblemente, tenía el tamaño de un pingüino de ojo amarillo (Megadyptes antipodes).

Pero, ¿por qué los antepasados dejaron de volar y evolucionaron hasta convertirse en pingüinos? Existen varias hipótesis; la más aceptada es que tales antepasados se adaptaron cada vez más al ambiente marino, en donde encontraban una gran cantidad de alimento. A través de los años, sus necesidades de natación y buceo les provocaron cambios estructurales, pues ya no necesitaban volar para buscar comida; sus alas se acortaron y desarrollaron forma de aletas y su capa de plumas se hizo más densa.

Pingüinos modernos

Hace aproximadamente 55 millones de años, ya poblaban el hemisferio sur pingüinos completamente adaptados a la vida en el agua, en un ambiente más cálido que el de la actualidad. Tras la desaparición de los dinosaurios, muchos reptiles marinos también se extinguieron pero los pingüinos se diversificaron, o en otras palabras, lentamente se desarrollaron nuevas especies que ocuparon los nichos ecológicos de algunos animales extintos. La evolución de los pingüinos modernos tuvo lugar durante el transcurso de aproximadamente 3 millones de años.

Uno de los descendientes del Pingüino Cero, nombrado por los científicos como Pingüino Uno, es el antepasado de todos los pingüinos que ahora existen en el mundo, y se cree que existió unos 34.2-47.6 millones de años atrás. Posteriormente, hace unos 40 millones de años, apareció un pingüino que ha sido clasificado en el género Aptenodytes y nombrado Pingüino A, y que dio lugar a las especies más grandes: el pingüino emperador y el pingüino rey. Es importante saber que dicho pingüino solo era uno de los miembros del género, puesto que había otras especies del mismo.

Más tarde, surgió el Pingüino B, un miembro del género Pygoscelis y “padre” de los actuales pingüinos papúa, pingüinos de Adelia y pingüinos barbijos. El Pingüino C dio origen a los pingüinos de Galápagos, de Humboldt, de Magallanes y africanos, y un antepasado más es considerado el padre de las especies restantes, entre las que figuran los pingüinos crestados. Hace 40-25 millones de años, los pingüinos ya eran los principales depredadores de sangre caliente de peces, calamares y krill.

El número de especies era antiguamente mucho mayor que el de ahora, pues varias se extinguieron con el paso del tiempo debido a que no se adaptaron a las nuevas condiciones del ambiente, por la competencia con cetáceos por los alimentos o por otras razones. Las especies del Mioceno eran muy grandes; por ejemplo,  Anthropornis nordenskjoldi pudo haber medido hasta 1.7-1.8 metros de altura, ¡más o menos la estatura de algunas personas! Sin embargo, en dicha época las especies comenzaron a extinguirse, durante la misma época en la que las ballenas y las focas comenzaron a proliferar en la Tierra.

SPR21