¿POR QUÉ MIGRAN LOS PINGÜINOS?

Con los cambios de temperaturas, la modificación en la disponibilidad de alimentos, la necesidad de aparearse, entre otros factores, muchos animales se trasladan hacia otras zonas, es decir, migran. En zoología, se llama migración al viaje periódico, que se realiza cada cierto tiempo, para acudir a zonas en donde los animales pueden satisfacer sus necesidades.

La mayoría de las especies de pingüinos acostumbran migrar, y de ellas, el pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) tiene el viaje de migración más famoso. En general, las razones de los pingüinos están relacionadas con los cambios de temperaturas. Cuando los días se vuelven más cortos, las algas y el fitoplancton no pueden realizar la fotosíntesis de manera normal, y los organismos a los que sirven de alimento, como el krill, comienzan a escasear. Puesto que el krill es la comida básica de algunas especies de pingüinos, los adultos de estos tienen que desplazarse hacia regiones en donde los días aún sean largos para alimentarse en otras aguas costeras.

Para otras especies, la necesidad de viajar resulta del hielo y la nieve que comienzan a cubrir tanto el agua como la tierra a niveles exagerados, lo que hace el hábitat antártico un lugar poco apto para sobrevivir al invierno, excepto para el pingüino emperador. Como el frío se vuelve insoportable y la comida escasea, los pingüinos no tienen más remedio que mover sus aletas y moverse hacia el norte. En el caso de Aptenodytes forsteri, la migración responde a su necesidad de acudir a las zonas de anidación en el sur, aquellos sitios que visitan año con año para aparearse y poner huevos. Cuando un pingüino joven ha adquirido la suficiente fuerza, se dispersa de su colonia natal y normalmente se aleja varios kilómetros, hasta que en la temporada de reproducción regresa al lugar donde nació para formar su propia familia.

Todas las especies tienen habilidades para migrar, pero no todas lo hacen. Mientras más lejos del ecuador se encuentra un pingüino, mayor probabilidad existe de que migre. Además, si las condiciones lo permiten, prefieren quedarse permanentemente en donde están. Por ejemplo, de las dos subespecies de pingüino papúa (Pygoscelis papua), una de ellas, la del norte, suele permanecer en la colonia durante todo el año, mientras que la del sur, que anida en la Península Antártica, tiene que viajar al norte durante los inviernos más crudos.

Migraciones de los pingüinos.

Migración del pingüino emperador.

LOS PINGÜINOS CRUZAN EL HIELO

La migración supone, prácticamente, un evento de vida o muerte, uno de los más importantes en la vida de los pingüinos. Suele ser larga, cansada y llena de obstáculos, y para los pingüinos jóvenes y viejos, es especialmente peligrosa. Los pingüinos más jóvenes tienen la nada fácil tarea de sobrevivir a ella; una vez que lo logran, es más fácil sobrevivir en las ocasiones restantes. De hecho, la mayoría de los jóvenes no sobreviven al viaje.

No se sabe a ciencia cierta cómo se guían los pingüinos para llegar justo al mismo lugar cada daño, o qué usan para orientarse, aunque se cree que quizá pueden guiarse por el sol o por el conocimiento que acumulan al cabo de muchas migraciones. Sin embargo, algunos individuos pierden un poco el sentido de la orientación o por alguna razón se alejan de sus compañeros con los que migra, por lo que se pierde. En inglés, estos pingüinos son conocidos como vagrants (vagabundos).

El inicio y el final de la migración tienen lugar en tierra, menos para los pingüinos emperador, que viajan desde las zonas marinas hasta varios kilómetros tierra adentro. Se cree que el peso de los individuos juega un papel importante en la supervivencia; obviamente, mientras más sanos y gorditos están, sus probabilidades de llegar sanos y salvos al sitio de anidación o alimentación son mayores.

La distancia a la que se desplazan varía según la razón de migración, las condiciones ambientales y la especie. Los pingüinos de Adelia del mar de Ross viajan unos 13,000-17,600 kilómetros anualmente a sus colonias de cría, mientras que algunos pingüinos de Magallanes (Spheniscus magellanicus) son capaces de desplazarse cerca de 4,828 kilómetros. La migración se realiza caminando o a nado, pero los pingüinos emperador únicamente cuentan con sus patas y con sus vientres para moverse sobre el hielo y la nieve.

SPR19