La literatura ha regalado a las personas incontables momentos de entretenimiento y aprendizaje desde hace miles de años. Para los amantes de los pingüinos, existen varias opciones en las que estas aves tienen un papel importante en las historias, tanto de ficción como de realidad. En la actualidad, hay libros informativos para conocer sus características, narraciones sobre encuentros reales con ellos y cuentos, fábulas y novelas creadas para entretener, divertir o hacer reflexionar.

Aquí, algunos ejemplos de pingüinos en la literatura.

–La isla de los pingüinos, 1908 (L’Île des Pingouins). Anatole France. Es una novela de tono satírico, una parodia de la historia de la humanidad en la que el autor expone sus ideas políticas y sus críticas hacia la civilización. No es un cuento de fácil lectura, pero muchos adultos pueden disfrutarlo.

En el inicio del libro, un monje cristiano misionero llegan al Ártico y bautizan a todas las alcas gigantes, unas aves similares a los típicos pingüinos hoy conocidos, lo que ocasiona un problema con Dios, ya que solo los humanos pueden ser bautizados. Si bien no es exactamente una historia sobre pingüinos, bien merece una revisión.

–El pingüino Pondus, 1966 (Pondus Pingvin).Ivar Myrhøj. Es un libro danés para niños cuyo personaje principal es un pingüinito llamado Pondus, claro está, que viste siempre un pañuelo rojo. En total, existen 4 libros sobre este personaje popular en Dinamarca, pero muy poco conocido en América.

–Los pingüinos de Mr. Popper, 1938 (Mr. Popper’s Penguins). Richard y Florence Atwater. El argumento es el siguiente: un pintor pobre, el señor Popper, recibe inesperadamente como obsequio un pingüino de la Antártida, pero no sabe qué hacer con él. Al buscar ayuda para mantenerlo y mejorar su salud, recibe un pingüino hembra que hace compañía a su pingüino, pero la situación se sale de control cuando la hebra pone 10 huevos ¡y nacen más pingüinos! ¿Qué puede hacer entonces el señor Popper?

Este libro infantil es una buena opción para pasar un rato ameno.

–Tres con tango, 2005 (And Tango makes three). Peter Parnell y Justin Richardson. A pesar de que es un libro para niños, fue vetado en muchas escuelas y por muchos padres de familia, porque cuenta la historia de dos pingüinos macho que prefirieron “adoptar” un huevo a aparearse con hembras. Sin embargo, este suceso sí fue real, pues ocurrió en el Zoológico de Central Park.

–El pingüino Tacky, 1990 (Tacky the Penguin). Lynn Munsinger y Helen Lester. Es un texto para niños en edad preescolar. Presenta a Tacky, un pequeño pingüino excéntrico y muy diferente de los demás animales que lo rodean. Encantador.

–El pingüino Pedro, 1996 (Pete the Penguin). Marcus Pfister. Otro pequeño pingüino que vive muchas aventuras en la Antártida. Le gusta divertirse, pero como aún es menor que sus hermanos, no sabe nadar, por lo que intenta aprender a volar como sus amigas las aves.

–La prueba de valor de Lorenzo, (Leanders Mutprobe). Hortense Ullrich. Lorenzo es un pingüino que vive en el Polo Sur y que desea unirse a una pandilla de gaviotas, para lo cual tiene que cumplir peligrosas pruebas. Sin embargo, en el camino encontrará cosas más valiosas.

Este libro infantil está escrito de forma amena y sencilla para que los lectores de corta edad puedan disfrutarlo y aprender una que otra enseñanza.

–Agustina se muda al Polo Norte, 2007 (Agustina is moving to the North Pole). Mélanie Watt. El personaje principal de este título es un pingüino hembra que tiene que mudarse al Polo Norte, un lugar en donde se siente un poco solitaria. ¿Logrará adaptarse?

–Comportamiento sexual en pingüinos, 1951 (Sexual behavior in penguins). Lancelot Richdale. No podía faltar este libro, que corresponde a un estudio realizado por un ornitólogo amateur que dedicó gran parte de su vida a la investigación de pingüinos y otras aves. A raíz de su publicación, Comportamiento sexual en pingüinos se convirtió en un texto ampliamente utilizado para conocer a estas aves; he ahí su importancia en el ámbito científico.

Muchos de estos libros están destinados a un público infantil, pero seguramente son disfrutables por personas de cualquier edad. ¡A leer!

SPR36